lunes, 3 de enero de 2011

BiPoLaR

<<Hoy en día la moda en política es la biopolítica pospolítica, un excelente ejemplo de jerga teórica que, sin embargo, puede desvelarse fácilmente:<<pospolítica>> es una política que afirma dejar atrás las viejas luchas ideológicas y además se centra en la administración y gestión de expertos, mientras que <<biopolítica>> designa como su objetivo principal la regulación de la seguridad y el bienestar de las vidas humanas. Está claro que estas dos dimensiones se solapan: cuando se renuncia a las grandes causas ideológicas, lo que queda es solo la eficiente administración de la vida...o casi solamente eso. Esto implica que con la administración especializada, despolitizada y socialmente objetiva, y con la coordinación de intereses como nivel cero de la política, el único modo de introducir la pasión en este campo, de movilizar activamente a la gente, es haciendo uso del miedo, constituyente básico de la subjetividad actual. Por esta razón la biopolítica es en última instancia una política del miedo que se centra en defenderse del acoso o de la victimización potenciales.
Esto es lo que separa una política radical emancipatoria de nuestro status quo político. No hablamos aquí de la diferencia entre dos visiones o conjuntos de axiomas, sino de la diferencia entre la política basada en un conjunto de axiomas universales y una política que renuncia a la dimensión auténticamente constitutiva de lo político, puesto que recurre al miedo como principio movilizador fundamental: miedo a los inmigrantes, miedo al crimen, miedo a una pecaminosa depravación sexual, miedo al exceso estatal-con su carga impositiva excesiva, etc-, miedo a la catástrofe ecológica, miedo al acoso. La corrección política es la forma liberal ejemplar de la política del miedo. Tal (pos) política siempre se basa en la manipulación de una multitud paranoide: es la atemorizada comunión de personas atemorizadas>>.

Zizek, Sobre la violencia: Seis reflexiones marginales.

-Cuando compras algo sueles decirte, eso, eso es lo que necesito y lo quiero pase lo que pase. Tenía el problema solucionado, lo tenía todo, tenía un buen equipo de música, un armario que rebosaba ropa de marca, estaba acercándome a la realización personal(...)
-En mi opinión nadie debe realizarse, yo digo, deja de ser perfecto, yo digo evolucionémos(...) lo que posees, acabará poseyéndote.

-¿Por qué piensa la gente que yo soy tú?(...)
-Porque somos la misma persona(...)
-Buscabas el modo de cambiar tu vida, pero no podías hacerlo solo, todo lo que deseabas ser, soy yo. Tengo el aspecto que deseas tener, soy listo, competente y, lo más importante, soy libre en todo lo que tú querrías hacer.(...) La gente lo hace cada día, hablan solos e intentan verse como les gustaría ser, no tienen tu valor ni se dejan llevar. Claro que aún sigues luchando contra eso y a veces sigues como eras, otras veces te imaginas contemplándome, poco a poco vas dejándote convertir en(...) 

El club de la lucha.

Miedo a perder la República Independiente de nuestra casa, amueblada según las indicaciones de Ikea, miedo a perder nuestro trabajo, que odiamos, pero nos permite seguir todas las pautas de consumo indicadas, buena ropa, un buen coche, puede que dos, un súper móvil Samsung HTC con sistema operativo Android, aunque apenas recibamos llamadas, pero, por otro lado, hastío de trabajar, de madrugar, de pagar impuestos, de consumir, de consumir menos que esos que lo consumen todo e incluso de vivir. Puede decirse que el sistema nos convierte en esquizofrénicos-bipolares, constantemente luchando entre lo que queremos ser, libres, y lo que estamos programados para ser, eslabones de la cadena de consumo.

HOhoho Féliz Añoo Nuevo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada